HTML/JavaScript

sábado, 20 de agosto de 2011

“Untitled”… La película.


Hace unos días hice un alto en la tarea de escribir mi nueva novela y vi esta película, “Untitled”, por cable y en un canal que poca gente ve, el mismo que suelo merodear de vez en cuando en busca de una evasión de las estruendosas producciones hollywoodenses. Ah, pero no me malentiendan por lo que digo en esta introducción, porque tampoco pertenezco al selecto grupo de la élite intelectualidad esnobista, la que no comprendo al fin y al cabo.
La película me gustó porque trataba de un tema que siempre aparece en mi pensamiento cuando veo el Arte moderno, contemporáneo, de estos días o como quieran llamarlo, expresada en sus diversas manifestaciones como en la escultura, la pintura, la música o inclusive en la poesía. Arte que, en mi opinión, es un reverendo adefesio, por no decir una grosería. Muchas veces he observado cuadros pintarrajeados, esculturas en hierro, concreto o madera, pequeñas y colosales, que califico como simple &@&@, y además escuchado un conjunto de sonidos “sin ton ni son”, las que nunca pueden ser interpretadas dos veces de la misma manera, tarareadas o siquiera silbadas ya que carecen de melodía alguna, sólo con el propósito de poder entender o adivinar lo que el artista quiere transmitir a mundo. En este punto quiero confesar que soy un tremendo ignorante y falto de sensibilidad artística para poder apreciar ese arte… porque le doy el beneficio de la duda y reconozco mis limitaciones.
La película me gustó, porque me hizo ver lo variado y contradictorio que puede ser el espíritu humano, especialmente de aquellos que no encajan en el llamado comportamiento estándar de la mayoría de la población o el estereotipo que hemos creado, reflejando así lo tortuoso y torturante que puede resultar ser un alma diferente en el mundo y al expresarse en el arte. 
Felizmente, el director de la película, Jonathan Parker, no es un “tipo de esos, como sus protagonistas,” y desarrolla la historia con comicidad, orden y fluidez, lo que hace que la película sea entendible, entretenida y, especialmente, apreciada. Actúan allí Adam Goldberg, Marley Shelton, Vinnie Jones, Eion Bailey y otros. Mírenla, si tienen la oportunidad, se lo recomienda un ignorante del Arte Contemporáneo.

viernes, 5 de agosto de 2011

BREVE HISTORIA DE UN AMANTE CÍNICO…


“Por fin encontré a mi pareja ideal. Ella salía de un desengaño y yo de un engaño. Yo sólo quería sanar, aunque ella buscaba la felicidad. Así, de mutuo y tácito acuerdo decidimos vivir juntos, y yo me dediqué a recordarle todos los días que sólo ella era mi pareja. En las noches disfrutábamos haciendo el amor, aunque ella en un solo sentido. Pero era tan tierna y no sabía lo que era engañar, que a veces la complacía y hacíamos sexo a plenitud.
Esta es mi historia de amor…
Firmado: Yo, El Amante Cínico
Esta podría ser una historia de amor… pero no lo es. Usar el diccionario del personaje:
Diccionario: Real significado de las palabras del Amante Cínico. 
Pareja: Muñeca de carne y hueso, que aguanta todo, desde golpes hasta embarazos, que mientras más la jodan, rara vez en el sentido de hacer sexo, jamás abandonará la búsqueda de la felicidad con su torturador.
Desengaño: Cuando el ser amado se va con otro. En realidad, significa salir del engaño.
Engaño: Creerse correspondido.
Sanar: Encontrar a alguien que realmente me quiera… para engañar.
Felicidad: Vivir en el engaño.
Acuerdo: Solo lo que yo diga.
Vivir: Tiempo que dedico para joder a mi pareja.
Joder: Todos los sentidos de la palabra, solo a veces el sexual.
Engañar: Breve lapso de tiempo de mi felicidad.
Fidelidad: Lealtad a pesar de mis engaños.
Lealtad: Capacidad de aguante.
Amor: Sinónimo de sexo.
Sexo: Búsqueda de mi propia satisfacción.
Cinismo: Orgullo de mi identidad.
Valores: No existe en mi diccionario.