HTML/JavaScript

viernes, 17 de diciembre de 2010

CÓMO ESCRIBIR UNA NOVELA… parte 3 de 4


Aquí estamos otra vez encantados de que el tema haya abierto muchas expectativas en quienes tienen la vocación de escritor y, por mil motivos, no lo han puesto en práctica aun. O aquellos que habiendo escrito una o más novela las tienen encarceladas en el limbo mientras aun están en el turbulento mar de las dudas de si su trabajo es tan bueno como para ser leído por aquella Maravillosa Comunidad en Peligro de Extinción llamada: Lectores.
Bien, sin más preámbulos pasemos al siguiente punto de este apasionante tema de “Cómo Escribir una Novela…” para tener una idea global de lo que estábamos tratando, y este es:
 3.- Elementos de una novela:
 Aquí diremos que los Elementos de una novela son los diversos componentes que intervienen en una historia.
Es decir, todo aquello que interviene en una historia para que esta pueda ser escrita de manera narrativa. Y aquí es necesario que volvamos al ejemplo de la casa como modelo alegórico de una novela. Habíamos dicho que como estructura tenía definitivamente tres pisos. Pero como verán una estructura de tres pisos aun no es una casa ya que falta aun mucho por terminarla de construir. Estamos sólo ante el esqueleto de ésta a la cual debemos de ponerle los elementos que todo edificio tiene como, los ladrillos para formar las paredes de los diversos compartimentos, además de las puertas y ventanas, sin olvidarnos de las escaleras que nos lleven por los diversos niveles de la casa, etc. Y en nuestro caso literario para escribir una novela estos elementos son, principalmente:
Los Personajes, Los Lugares, Los Tiempos, El Argumento Central, La Crisis, La Premisa, La contradicción, El Narrador y otros más.
 Creo que, por el límite de tiempo y el carácter de charla de estas reuniones sólo mencionaremos estas. Luego volveremos sobre el mismo tema y desarrollaremos cada uno de estos elementos. Ok?
No está de más decir que quienes aspiran a escritores tienen que ser buenos lectores, y es muy recomendable que practiquen la lectura analítica de obras literarias consagradas que sean de su agrado literario, con respecto al tema y a la forma, de las novelas.
En este punto tengo que reiterar que una novela es aceptable en la comunidad de lectores cuando es accesible al entendimiento de la mayoría. Luego viene el tema o fondo del que tratamos en la novela. Entonces la Forma y el Fondo deben de tener un perfecto equilibrio hacia la perfección. Y el lograrlo debe ser un objetivo a alcanzar de todo escritor, pero sin perecer en el intento.
Bien, continuemos ahora con aquella fuerza que hace posible una novela. Y no me estoy refiriendo a aquella fuerza interior que mueve al escritor a llenar papeles con una historia, sino a aquella fuerza de la novela en sí, como un ser viviente e independiente muchas veces de la voluntad del escritor. Una novela es concebida en el fondo del alma del escritor, luego pasa por un proceso muy difícil de desarrollo interno que de superarlo entonces nace en la primera pagina que su autor logra escribir. Así como en nuestra especie, ese nuevo ser con su primer grito y su apariencia física nos dice que es un ser humano, no un renacuajo ni un primate. De la misma manera, la novela al nacer está completamente definida en su forma y fondo. El tiempo y la dinámica de la vida harán que este recién nacido se desarrolle, y su padre, el escritor, velará porque ese desarrollo sea el mejor. A pesar de que este hijo, la novela, reclamará siempre una vida propia con personalidad y carácter definido. Entonces...
4.- La dinámica de una novela:
La dinámica de la novela está definida por su propio genero, sea ésta de acción y aventura, romántica, costumbrista, dramática, satírica, cómica, etc. Pero en todas estas, el motor que le da dinamismo a la narración de eventos ficticios es la Contradicción. Gracias a este elemento de la novela es que podemos desarrollar y avanzar en el tiempo literario de la historia contada. Si nuestra historia carece de este elemento entonces lo que estaríamos escribiendo sería un recuento de hechos de manera descriptiva, sin vida… no una novela.
Bien, hasta aquí tenemos el concepto básico general que necesitamos para saber “Cómo Escribir una Novela…”
Ahora, lo que nos toca desarrollar, de manera muy simple y acorde con la presente, es la Estructura de la Novela.
Estructura de la Novela.
Recordemos que dijimos que la estructura de la novela constaba de tres partes: El Comienzo, El Medio o desarrollo y El Final o resolución del conflicto principal.
El Comienzo.
La construcción de una casa no empieza cuando ponemos el primer ladrillo, no. Su construcción comienza mucho antes. De la misma manera, el escribir una novela no empieza con nuestra primera pagina escrita sino mucho antes. Hacer lo contrario es imposible y en el caso de persistir nos llevaría irremediablemente al fracaso, que puede ser: el quedarnos inmóviles ante una hoja de papel, físico o electrónico, o ahogarnos en el medio de una historia sin terminarla y perecer en él.
Claro que, en literatura, podemos resucitar y regresar al principio para volver a rescribir la historia avanzada, sólo que, por mi larga experiencia de constructor sé que es mejor, más sencillo y más barato construir algo nuevo y fresco, que demoler lo inservible y tratar de encajar lo viejo con lo nuevo. Y como escritor sé que tengo que evitar desperdiciar el tiempo e imaginación en páginas que pueden estar condenadas a irse al tacho de la basura mucho antes de que sean escritas. ¿Y el tiempo invertido? No, eso no se recuperará jamás.
De eso se trata esta charla y estos consejos, de “Como Escribir una Novela” sin ahogarnos en el camino. Para lo cual, debemos empezar nuestra novela antes de escribir la primera página de esta.
Hay dos aspectos importantes en El Comienzo de una novela y estos son el Teórico y el Práctico.
En el aspecto teórico diremos que: en El Comienzo de la novela deben estar sus principales elementos a manera de apertura y descripción cuidadosa de estos. Es decir, en él estarán presentados nítidamente el Narrador, los Personajes principales, los Lugares en donde se desarrollan los eventos, los Tiempos, cronológico y literario, el Argumento central de la novela, y el Argumento-Crisis o nudo; y muy dentro de las líneas escritas, de manera casi invisible y etérea, el indicio del porqué de la novela, es decir: La Premisa. Todo esto con el objetivo central de captar la atención del lector. Esta parte es fundamental para la novela y su lectura, y es crucial para el escritor. Lograrlo, es la base del éxito de ambos. Y seamos sinceros con nosotros mismos al responder la siguiente pregunta “Si la primera parte de una novela no ha logrado atrapar nuestra atención ¿Qué nos puede obligar a seguir leyéndola? ¿El puro compromiso de leerla? ¿O porque alguien dice que es excelente o una obra de arte, pero que a nosotros no nos conmueve en absoluto? ¿Debemos acaso de ser parte del coro? Claro que las respuestas serán varias, dependiendo del grado de exquisitez del lector, o su sinceridad. En todo caso, salta a la vista, y no se necesita mucha agudeza literaria, para comprender que ésta charla, o manual-resumen, no es para los exquisitos. Porque, no bastan años de estudios y experiencia en el manejo del lenguaje sino, principalmente, un gran talento para escribir como Mario Benedetti o Ernest Hemingway. En cambio con trabajo y tesón podemos aproximarnos a escribir como García Márquez, Isabel Allende o hasta como Mario Vargas llosa.
Señores, si desean escribir como Víctor Hugo, James Joyce, o William Faulkner, les digo sinceramente que ésta charla no es para ustedes. Pero, si tienen esa exquisitez de espíritu y no pueden empezar una novela entonces son bienvenidos y los felicito por su humildad.
Entonces remarquemos, en El Comienzo de la novela, que es el primer piso (con cimientos y todo) de la casa, estarán definidos los principales Personajes, Lugares, Tiempos, además de la presentación del Argumento central y la Crisis o nudo, etc. Todo este primer bloque de la estructura es crucial porque sostendrá a los pisos superiores, de allí se comprende su importancia. Y podemos decir, sin equivocarnos, que “Mientras más sólido sea El Comienzo, entonces mayor será la garantía que tengamos de que estamos escribiendo una buena novela”. Y me atrevería a afirmar que “Toda gran novela tiene, definitivamente, un gran comienzo”. Aunque, lamentablemente, lo que entendamos como viceversa en esto no tiene validez, es decir: “Un gran comienzo no me garantiza escribir una gran novela” por lo que el esfuerzo es constante, continuo hasta el final.
Por eso tengo la costumbre, buena o mala, de prejuzgar una novela leyendo sólo El Comienzo. De esta primera apreciación dependerá si sigo leyéndola, o si la dejo de lado. Así, he leído muy buenas novelas, y también he dejado de lado muchas que son consideradas excelentes, como por ejemplo, y Uds. disculparan mi sinceridad, “El Quijote” de Cervantes y “Ulises” de Joyce (aunque me he propuesto en leerlas por un deber analítico literario), así también a “Rayuelas” de Cortazar, “Un Mundo Para Julius” de Bryce y otros a quienes ni recuerdo. Pero, por favor no me malinterpreten, por que tampoco quiero dar o ser inicio de un mal ejemplo. Lo que quiero afirmar muy claramente es que esas novelas pueden ser joyas de la literatura, pero no son de mi gusto literario. Conflictivo, ¿no?
Pero además, hay un elemento de la novela que, como dije, no está nítidamente visible en El Comienzo, y es muy importante que sea definido en el conjunto de los otros elementos antes de escribir la primera página de la novela. Y este elemento es La Premisa. Y remarco: No empiecen a escribir su novela sin antes haber definido la Premisa.
Pero ¿Qué es La Premisa? o ¿Cómo la entendemos? Bien, les diré que La Premisa es…
Es cómo el amor en el matrimonio.
Es cómo el acero en el concreto armado.
Es la razón de ser de la novela, pero aun más.
Es la razón, el motivo y el porqué del escritor para escribir esa novela y no otra. Como verán, esto involucra totalmente al escritor y su creación. Por lo tanto sus principios, y la honestidad al expresarla en la ficción que escribe, están allí de una u otra manera. Y permítanme decir una perogrullada… La escritura es una expresión de la evolución de la comunicación del hombre. La palabra escrita aparece miles de años después de la palabra oral y demuestra el progreso, y su relación, en la evolución del hombre y su conciencia. Palabras sabias o necias las puede decir cualquiera, inclusive un animal. Pero la escritura, a diferencia de la oral, compromete un alto acto de conciencia mas elevado, por lo tanto de allí su responsabilidad y compromiso con lo que se dice en un papel. El escritor está íntimamente identificado con lo que escribe, ficción o realidad, y su escritura lo define a tal punto que no puede evadirla… Podrá decir verdades o mentiras, ficciones o realidades, por amor o por odio, por ideales o por dinero, como sea, pero éstas lo comprometen e identifican…
Bien, ahora volvamos aquí, al ejemplo de la casa. Y como constructor experimentado les diré que nadie construye una casa sin un motivo, sin una razón. Por lo tanto, cuando la construcción se hace se tiene en mente satisfacer necesidades especificas de quienes la van a habitar, y que están determinadas en el plano por el constructor, como el tamaño de la familia, su nivel económico, el gusto arquitectónico, etc.
Creo que ya se tiene una idea de lo que es La Premisa, entonces para redondear diremos:
La Premisa es aquello que vamos a demostrar a través de la novela, creando personajes, lugares y tiempos en un argumento central que nos permita hacerlo.
Intentar escribir una novela sin una Premisa es como querer navegar en un bote sin tener remos. O querer construir una casa de tres pisos sin planos (es decir sin ideas claras dibujadas en un papel). Pero La Premisa no deber ser expuesta de manera abierta o nítida ya que liquidaría el interés del lector por su lectura. Al contrario, debe de ser presentada muy sutilmente a través del Argumento Central y La Crisis. De la perspicacia y sagacidad que tengamos en presentar La Premisa a través del Argumento y la Crisis en El Comienzo de la novela dependerá el nivel de interés que crearemos en el lector.
Entonces aquí podemos afirmar que:
El Argumento es el tema de la novela por el cual demostraremos La Premisa.
Pero no nos confundamos, El Argumento no es La Premisa, ni viceversa. El Argumento es el conjunto de sucesos anecdóticos desarrollados por los personajes, en lugares y tiempos determinados de la novela. Por lo tanto, El Argumento es presentado en El Comienzo, luego ampliado en El Desarrollo, para concluir en El Final, en donde La Crisis o nudo es resuelta y La Premisa queda sutilmente demostrada.
¿Y La Crisis o nudo? ¿Que es La Crisis?
Les contestaré de una manera muy grafica con el ejemplo de la construcción de la casa de tres pisos. La Crisis, también llamada Nudo de la novela, está planteada cuando estás por terminar el primer piso y descubres que ya no tienes más dinero para continuar la construcción, sin embargo, aun así, tomas la firme resolución de terminar de construirla, y continúas. ¿Cómo lo lograrás? Bien, si quieres saberlo te lo iré contando en El Desarrollo y El Final de la obra. Se comprendió la alegoría? Espero que sí. Por supuesto que el autor tiene una idea vaga de la solución de La Crisis, esbozada desde aun antes de escribir la primera hoja de la novela, e irá jugando con ella en el Desarrollo y el Final de la novela, a la vez que se dejará llevar por la propia fuerza de la dinámica del argumento y la interacción con los otros elementos de la novela.
Entonces afirmaremos que La Crisis está planteada en un momento muy especial de El Comienzo. Y para precisar más diríamos que casi al final de éste, cuando los Personajes han sido definidos claramente en los lugares y tiempos donde El Argumento a sido parcialmente presentado, con un conflicto de por medio que nos lleve por los otros niveles de la casa literaria de la novela.
Bien, aquí hacemos un alto para revisar lo avanzado, y me comprometo que pronto estaremos presentando la siguiente y ultima parte de esta motivación de “Como escribir una Novela”. Lo que viene a continuación nos llevará a plasmar nuestra primera página con el éxito asegurado de que escribiremos una novela, buena o mala es relativo, si realmente tenemos alma de escritor. Hasta pronto, y les agradezco su interés por el tema y sus comentarios.

No hay comentarios: